equipu

añana, en un hecho trascendental, los argentinos elegiremos nuevo presidente. El mismo día, los Pumas jugarán una merecida semifinal contra Australia en el Mundial de rugby que se desarrolla en el Reino Unido.

Ambos hechos aparentemente no tienen la menor relación entre sí, más que la coincidencia en el tiempo. Sin embargo, es posible discernir un hilo conductor entre ellos. Quienes disfrutan del rugby pueden sentirse contagiados del espíritu que caracteriza este deporte, espíritu que puede describirse de diversas maneras y sintetizarse como juego limpio, disciplina, respeto, ética, lealtad, solidaridad, camaradería y sacrificio.

En estos días más que nunca, el rugby argentino nos enorgullece, nos emociona, y nos hace sentir en la piel esos valores que, como sociedad, alguna vez hemos tenido y hoy sentimos que ya no están.

Lejos de ser un deporte popular en nuestro país, el rugby también tiene un camino que mostrar no sólo a nosotros como sociedad, sino al fútbol, deporte que en la Argentina agita pasiones, pero no siempre exhibe representantes que, tanto dentro del campo de juego como fuera de él, muestren ese espíritu al que deberíamos aspirar como sociedad.

Los Pumas nos enseñan que hay una luz de esperanza para una sociedad que desde lo más alto ostenta conductas reñidas con la ética y la legalidad, e intoxicada durante años con pésimos ejemplos de sus muchos representantes.

Nuestro seleccionado es parte del reservorio ético que aún conserva nuestra dañada República. Esos valiosos recursos humanos deben ser el punto de partida para la compleja tarea de reconstruir los valores perdidos y la educación del país. De eso depende el futuro de todos.

De nuestro seleccionado de rugby deberíamos aprender que en las labores colectivas, desde las deportivas hasta las que hacen a la conducción del país, deben dejarse de lado los personalismos y el autoritarismo -de los que hacen gala el Gobierno y también parte de la sociedad- y privilegiarse el trabajo en equipo, el diálogo y la comunicación franca. Un gobierno que condenó al olvido la realización de las reuniones de Gabinete y que engaña difundiendo estadísticas falsas es el mejor ejemplo del extremo al que hemos llegado y que deberemos abandonar con premura.

Los Pumas muestran que no es imposible remontar adversidades, perseverar y combinar la fuerza y la calidad con la pasión de quien sabe que está dando lo mejor de sí sin retacearse ni entregarse a especulaciones mezquinas. Si esas virtudes pudieran prender en la sociedad, ésta recobraría la confianza en sí misma y ejercería una mayor exigencia sobre aquellos a quienes elige para conducir los destinos del país.

Es de esperar que mañana, mediante el ejercicio del voto, retomemos en nuestro país el camino que nunca se debió abandonar: el de los valores que el rugby, a pesar de los años, ha sabido conservar.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1839203-los-valores-del-rugby-un-ejemplo-para-la-sociedad

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Carlos. Soy Parte de EQUIPU desde el 18 de September del 2017, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
Un objeto brillante cruza el cielo sureste de EE.UU Anoche un objeto brillante de gran magnitud fue visto en varios estados del sureste de los Estado
Artículo
La resistencia a la quimioterapia es uno de los caballos de batalla de los tratamientos contra el cáncer. Uno de los factores por los que un tumor ag
Artículo
El capital humano es la parte fundamental de toda compañía. Por eso los ejecutivos deben cuidarlo y proporcionarle un ambiente laboral positivo para
Artículo
Para apoyar a personas que han perdido la movilidad de sus muñecas a causa de una embolia, de algún accidente deportivo o de trabajo, un grupo de ex