equipu
economíanegocioseducación

* Obtenido de la sección LMI Blog @ LMI.pe

 

Por Milu Fernández

 

Los microcréditos son una herramienta dentro del sistema microfinanciero orientado a luchar contra la pobreza, varios de ellos dirigidos hacia las mujeres. Lejos de limitarse a su uso exclusivamente económico, se han ido perfeccionando como una poderosa herramienta de cambio social que ayuda a los beneficiarios a alcanzar importantes metas a diferentes niveles personales, profesionales y comunitarios (Pait, 2009).

 

Según el Informe del Estado de la Campaña de la Cumbre de Microcrédito 2012, en el mundo, hasta ese año, 113,1 millones de mujeres con escasos recursos tenían acceso a servicios financieros a través de instituciones microfinancieras (IMF) especializadas, bancos, organizaciones no gubernamentales (ONG) y otras instituciones financieras no bancarias. Estas mujeres constituyen el 82.3% de los 137,5 millones de clientes más pobres del mundo de servicios financieros (Maes y Reed 2012). Además, en el estudio analítico sobre Banca Mujer de AGB, se encuentra un crecimiento del 10% de las clientes mujeres entre el 2014-2015 (GBA 2017).

 

Y ahora surge la pregunta: ¿Cómo contribuye el acceso a créditos al empoderamiento de la mujer? Dentro del enfoque del empoderamiento se considera que para que una mujer esté empoderada[1] debe poder tener acceso a los recursos materiales, humanos y sociales necesarios para poder tomar decisiones estratégicas que mejoren su vida. De acuerdo con esto, las microfinanzas empoderan a las mujeres al poner capital en sus manos y al permitirles ganar ingresos independientes y contribuir económicamente a sus hogares y comunidades (Gutiérrez, 2012). La mayoría de estas mujeres tienen acceso al crédito para invertir en negocios propios que ellas mismas operan (Cheston y Kuhn, 2001). El empoderamiento económico genera una mayor autoestima, respeto y otras formas de empoderamiento en las mujeres beneficiarias. Además, el acceso a crédito fortalece la posición de negociación de la mujer dentro del hogar, permitiéndole así influenciar en un mayor número de decisiones estratégicas. Por otro lado, las mujeres con acceso a crédito y experiencias de violencia doméstica detuvieron esta violencia gracias a su empoderamiento personal (Cheston y Kuhn, 2001).

 

En el caso peruano, la pionera en enfocarse en dar créditos a mujeres fue la ONG Finca Perú en Ayacucho, la cual a inicios de la década de los noventa introdujo los esquemas de crédito solidario para mujeres asociadas en bancos comunales. Años después, Catholic Relieve Service (CRS) promovió la creación de un colectivo, PROMUC, que diseminó el modelo de banca comunal[2] en el país. Posteriormente, la Edpyme Confianza (ahora financiera) implementó el producto denominado ‘Palabra de Mujer’, el cual, desde sus inicios, tuvo un enfoque de empoderamiento por tratarse de intermediación de fondos de Freedom From Hunger[3] (Pait, 2009). Mientras que, en la última década, otras IMF comenzaron a ofrecer productos dirigidos hacia mujeres como ‘Crédito Mujer’ de Mibanco o ‘Warmi’ de Financiera Compartamos.

 

En conclusión, el mayor acceso a créditos por parte de las mujeres debido al incremento de productos financieros dirigidos hacia ellas, ha permitido empoderarlas tanto personal como económicamente al brindarles un capital que le permita generar sus propios ingresos; y tener un papel más protagonico dentro de sus hogares.

 

[1] Siguiendo la definición del Banco Mundial, donde se considera al empoderamiento como la libertad de elección y acción.

 

[2] Los bancos comunales otorgan préstamos a tasas de mercado, principalmente a mujeres emprendedoras, pero sin acceso al crédito debido a que no cumplen con todos los requisitos que solicitan las instituciones bancarias.

 

[3] Freedom from Hunger (establecido en 1946) es una organización internacional de desarrollo que trabaja con socios locales para ofrecer préstamos de microcrédito a mujeres pobres en las zonas rurales.

 

REFERENCIAS

[1] Cheston, Susy y Lisa Kuhn (2001). Empoderamiento de la mujer a través de las microfinanzas. https://www.microfinancegateway.org/sites/default/files/mfg-es-documento-empoderamiento-de-la-mujer-a-traves-de-las-microfinanzas-2001.pdf

[2] Global Banking Alliance for Woman (2017) La Oportunidad de la Banca Mujer. https://www.gbaforwomen.org/downloads/language-espanol/

[3] Gutiérrez, Soledad (2012). Los microcréditos como herramienta de empoderamiento de la mujer Una revisión de las propuestas analíticas http://www.publicacionescajamar.es/pdf/publicaciones-periodicas/revista-de-microfinanzas-y-banca-social-mbs/2/2-562.pdf

[4] Maes, Jan y Larry R. Reed (2012). Informe del Estado de la Campaña de la Cumbre de Microcrédito 2012. http://www.microcreditsummit.org/uploads/resource/document/web_socr-2012_spanish_47875.pdf

[5] Pait, Sara (2009).  El sector de las microfinanzas en el Perú: oportunidades, retos y estrategias de empoderamiento desde una perspectiva de género. https://www.academia.edu/17493421/1241647246917_El_sector_de_las_microfinanzas_en_el_Peru

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Maria Cecilia. Soy Parte de EQUIPU desde el 27 de August del 2018, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
«El Verbo se ha abreviado… El Hijo mismo es la Palabra; la Palabra eterna se ha hecho pequeña, tan pequeña como para estar en un pesebre. Se ha h
Artículo
INGLÉS: Behind an open microphone, young women assembled in a single-file line. One by one, they stepped forward Monday to speak to the group gather
Artículo
La cocina japonesa es extremadamente popular: sushi y roles desde hace tiempo se han vuelto una parte acostumbrada sobre las mesas de muchas pers
Artículo
El  dia viernes 19/02/2016 , el grupo LUPED UPCH en coordinacion con la Brigada Universitaria de la Universidad del Pacifico realizaron el taller in