equipu
derechos humanosnegociossalud

Los hongos parecen estar destinados a ser un componente cada vez más presente en nuestro futuro. Ya te habíamos hablado de la hamburguesa de hongos o del café con hongos, pero la presencia de este producto natural pronto podría convertirse en un componente importante no solo en la cocina, sino también en otros materiales con los que entramos en contacto todos los días.

Varias empresas ya están creando materiales similares al cuero y la piel de origen animal a partir del procesamiento del hongo, generalmente del sombrero o del tallo. En cambio, American Bolt Threads, ya conocido en el entorno de los biomateriales por su artificial «seda de araña» hecha de jarabe de maíz fermentado, ha logrado hacer que un material, llamado Mylo, sea muy similar a la piel de origen animal. Todo ello a partir de las “raíces” de la seta: el micelio.

Un proceso relativamente simple

El proceso de creación es relativamente simple y, paradójicamente, no implica el cultivo de ningún hongo. El punto de partida son directamente las células micelialesque se «cultivan» en un soporte de maíz. El tallo de la planta de maíz proporciona la estructura básica y los nutrientes necesarios para que la pared de células miceliales crezca de forma natural.

Al controlar condiciones tales como la humedad y la temperatura, es posible hacer crecer los micelios verticalmente para que puedan ensamblarse de forma autónoma en una red tridimensional de células. Esta red le da al material una resistencia básica que se explota a través de ciertos procesos de curtido. El proceso permite presionar las micelas hasta lograr el grosor deseado, creando así un material bidimensional con cualidades extremadamente similares al cuero natural.

Mejor que el cuero plástico

Hoy en día, uno de los principales problemas tanto de la piel como del cuero artificiales en el mercado es su origen plástico. No es solo cuestión de que el producto parezca «falso» al tacto, sino que plantea un serio problema a la hora de desecharse y la mayoría de las veces termina en un vertedero. Del mismo modo, no es creíble pensar que la piel natural de origen animal pueda seguir abasteciendo un mercado en continuo crecimiento.

Los biomateriales de nueva generación dan respuesta a este problema con un nuevo enfoque: una serie de productos, como el cuero de hongos, de origen completamente natural y sostenible. Una de las ventajas de este material es que puede colorearse simplemente con té gracias a la capacidad de colorante de los taninos, por lo que es completamente biodegradable. La promesa de evitar la cría de animales de manera sostenible que estos biomateriales suponen es, sin lugar a duda, de lo más intrigante.

Fuente: https://www.innaturale.com/es/

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Carolina. Soy Parte de EQUIPU desde el 08 de March del 2015, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
Juan Morales Córdova, hermano de la secretaria general de Palacio de Gobierno, Mirian Morales, presentó su renuncia irrevocable al cargo de asesor
Artículo
Los trastornos mentales en Latinoamérica son altamente prevalentes y representan una carga significativa para usuarios y familiares. Dichos individuo
Artículo
El planeta parece más sensible a los gases de efecto invernadero cuando está más caliente. En tanto que nosotros los seres humanos no recortan s
Artículo
  ¿Estás buscando como arrancar un startup? ¿Quizá qué tipo de herramientas usar para iniciar tu propia empresa? Aquí puedes encontrar 8 curso