¿QUÉ ES EQUIPU?

Somos un semillero de emprendedores que apoya el desarrollo y crecimiento de tus ideas de emprendimiento.

¿CÓMO LO HACEMOS?

Te acompañamos en tu etapa de pre – incubación brindándote apoyo en el proceso de ideación, desarrollo, validación y fortalecimiento de tus ideas.

¿QUÉ BRINDAMOS?

Brindamos capacitaciones, publicidad en nuestros diversos canales de comunicación, espacios de trabajo para reuniones y una amplia gama de servicios que apoyan tu crecimiento.

Artículo

Cuadro de involucrados

Cuadro de involucrados

En el siguiente articulo, se monstra el cuadro de involucrados. En este, cuadro segmenta las partes positivas y negativas, los cuales podemos enforcarnos para mejorar o dar una opcion atrayente para el mercado.

Artículo

La salsa es vida

La salsa es vida

Bailar salsa es lo mejor. Pruebalo y no lo dejarás de bailar. Es solo cuestión de práctica. Lo importante es que sientas el ritmo y lo reflejes en los pies y el cuerpo entero. Otro punto importante es concentrarse en disfrutar la música y no en las figuras que se desea realizar, ya que si es así el baile sale mecanizado y no refleja el estilo individual como cuando uno disfruta bailando simplemente dejándose llevar por la música.

Artículo

Molinos de viento sin aspas

Molinos de viento sin aspas

Molinos de viento sin aspas Ingenieros españoles diseñan estructuras que generan electricidad sin palas Aseguran que reducen costes de mantenimiento tienen menor impacto ambiental   Lo que inspiró a David Yáñez fue el colapso del Puente de Tacoma, en el estado de Washington (EEUU). Era 2002 y estaba estudiando Ingeniería en Valladolid cuando empezó a darle vueltas a la espectacular desintegración de aquel puente que quedó grabada en vídeo para siempre. La destrucción del que en su día había sido uno de los mayores puentes del mundo se debió a los vórtices de von Kármán, que constituyen uno de los mayores enemigos de los ingenieros y arquitectos de todo el mundo habían luchado siempre, y que se producen cuando un fluido choca contra un objeto más o menos cilíndrico. Este fenómeno es, por ejemplo, responsable de que algunas chimeneas terminen en su parte más alta en espiral. Y hay buenas razones para ello: en 1965, tres de las ocho chimeneas de la térmica de Ferrybridge, en Gran Bretaña, se vinieron abajo debido a losvórtices de Von Kármán. A una escala infinitamente más grande, estos vórtices provocan increíbles formaciones nubosas que se ven por satélite cuando los vientos alisios chocan contra islas pequeñas y montañosas, como las Canarias, Azores o Madeira. La idea de Yáñez era simple: «Construir una estructura que, apoyada en la generación de vórtices de Von Kármán y en la frecuencia de oscilación de un cuerpo, absorba energía del aire sin ningún elemento susceptible de desgaste o rozamiento». Traducción: hacer un molino de viento sin palas, que oscile con el viento y que genere electricidad gracias a un juego de imanes que hagan innecesarias tuercas, engranajes o nada que provoque rozamiento.     Ventajas Eso comporta muchas ventajas. Entre las más obvias: caben más molinos en menos espacio; los costes de mantenimiento prácticamente se desploman; no hay contaminación acústica, porque los molinos no hacen ruido; y ningún ave va a saltar hecha pedazos al chocar con un aspa. Ha sido una historia al estilo Silicon Valley, solo que en Ávila en lugar de en San Francisco. Durante años, en un húmedo y glacial garaje, Yánez ha ido desarrollando, con paciencia benedictina, el concepto. Primero, en miniatura, con un túnel de viento, en 2011. Después, con modelos cada vez más grandes en la meseta castellana. «El concepto es muy sencillo. Pero la sintonización costó mucho», explica Yáñez, cuyo físico ultradelgado confirma que su vocación, aparte de la Ingeniería, es correr. Y es que el principal problema procedía de los imanes que cada vórtex -que es como se llama la estructura- tiene en la base. El viento mueve la estructura, y los imanes de acercan y se repelen. Eso, a su vez, pone en marcha el alternador lineal que transforma la oscilación del cono en energía eléctrica. Este ingeniero de 38 años lo ha hecho con el apoyo de los otros dos socios fundadores de la empresa, que se llama Vortex Bladeless. Uno de ellos es su ex compañero de Universidad en Valladolid, el también ingeniero Raúl Martín, que lleva la gestión. El otro, el periodista David Suriol, se encarga de la estrategia. Eso ha incluido tres meses en el acelerador -es decir, un programa diseñado para que nuevas empresas se consoliden- Data Venture, en Boston, que está especializado en trabajar con compañías españolas. Los tres socios tienen el 73% del capital. El resto corresponde a once angel investors, es decir, entidades que participan en la financiación de nuevos proyectos. Además, la compañía da empleo a 8 ingenieros. En estos momentos, Vortex Bladeless negocia la entrada de inversores institucionales extranjeros en su capital. Todo con vista al lanzamiento, previsto para 2016, de su primer producto: un aerogenerador de unos tres metros de alto que produzca 100 vatios/hora. «Nuestro objetivo a corto plazo es colocar la energía eólica en un plano de consumo a pequeña escala que hasta ahora solo ha ocupado la energía solar», explica Suriol. Esa idea ha despertado el interés, sobre todo, de países en vías de desarrollo, que tienen unas necesidades de electrificación inmensas, pero carecen del capital para desarrollar sistemas de generación y transmisión de energía a gran escala. La idea inicial era construir una especie de bulbo gigante que aprovechara la fuerza del viento y la oscilación para producir energía. Con el tiempo, han ido refinando el concepto. Ahora es un cono invertido. La revista especializada en tecnología Wired, en un alarde de periodismo de precisión, lo ha definido «como un gigantesco porro apuntando al cielo». La más seria Forbes, especializada en economía, se ha limitado a decir que «parece un palo». AEROGENERADORES EÓLICOS UN 60% MÁS EFICIENTES Cada vórtex es rígido y ligero. Consta de una varilla rodeada por un cono. En la base hay dos anillos concéntricos de imanes solidarios a la varilla. Los imanes del anillo exterior miran hacia dentro, y los del interior, hacia fuera. Cuando el viento mueve el cono, los imanes se acercan y repelen, lo que pone en marcha el alternador lineal. Y eso es lo que más ha costado a los ingenieros de Vortex: hacer que la frecuencia de los remolinos del viento coincida con la vibración de la estructura. Al ser un cono, la generación de electricidad es menor que con un molino de viento convencional. Sin embargo, Vortex Bladeless afirma que su sistema es un 60% más eficiente en términos económicos, ya que permite colocar más aerogeneradores, éstos son más baratos y no requieren mantenimiento. De hecho, según la empresa, sus aerogeneradores pesan la décima parte que un molino convencional. Aunque van a empezar con modelos pequeños, este sistema, teóricamente, debería tener sus máximas aplicaciones en parques offshore -es decir, en alta mar- con torres de generación de hasta 150 metros de altura.   FUENTE: http://www.elmundo.es/ciencia/2015/06/16/557f178322601d2e518b45a5.html

Taller de Adelanto 2019-1 | Técnicas de Programación (2da. sesión)

FEBRERO 23

10:00 A.M

GRATIS

Crea tu Startup

FEBRERO 27

07:00 P.M

GRATIS

Taller de Adelanto 2019-1 | Lenguaje de Programación 1

FEBRERO 23

10:00 A.M

GRATIS

IV Coloquio De Estudiantes De Gestión PUCP

OCTUBRE 24

04:30 A.M

GRATIS

NUESTROS ALIADOS