equipu

3asdeF2IPowL4vQDBU6JrnoC-.jpg

¿En qué momento se da cuenta de que debemos producir un cambio en la educación?
En el momento en el que veo que niños tan pequeños lo pasan mal con la lectoescritura, que su desmotivación hacia el aprendizaje iba aumentando y que incluso había casos de frustración y negación a la hora de realizar actividades llamadas tradicionales. No podía permitir que niños de 5 años no tuvieran ganas de aprender porque la letra minúscula les costaba mucho.

Su idea de la educación es bastante innovadora y difiere de lo tradicional, ¿ha encontrado dificultades a la hora de introducir su proyecto en el centro?
Digamos que lo más importante para mí son mis alumnos, y por consecuente las familias tienen que estar al tanto de lo que se trabaja en el aula y hacerles partícipes de la educación de sus hijos lo máximo posible. Vieron que sus hijos iban felices a mis clases y encima tenían motivación por aprender, no sólo las letras y los números, sino por ir mucho más allá. He tenido unos compañeros estupendos que me apoyaban y me apoyan en cada proyecto educativo que llevo a cabo: dentro de un centro, en un libro, o en los artículos que escribo.

¿Cómo acogen las familias su modo de trabajar?
Para una familia lo más importante son sus hijos y su felicidad, y para un maestro ha de ser sus alumnos: su bienestar, hacerles buenas personas, que desprendan felicidad aprendiendo y tengan pasión por asistir a un colegio. A lo largo de estos años siempre he explicado a las familias qué es lo más importante para mí y cómo vamos a lograrlo, y siempre me han apoyado cuando han visto la evolución en sus hijos. ¡Cada vez que iban a clase se tiraban a por mí a darme un abrazo y un beso de buenos días!

Utiliza activamente las redes sociales para compartir su experiencia en el aula, ¿qué hace un maestro en Facebook o Instagram?
La misma pregunta lo dice. Durante estos pocos años que llevo en redes, he compartido una tutoría de principio a fin, cómo han evolucionado unos niños sin presiones y hemos ido creciendo y aprendiendo juntos. La cuenta @thinksforkids la abrí en Instagram hace 2 años y medio para poder exponer mis reflexiones, ayudar a todas las familias en casa, a futuros maestros y maestras en activo, compartiendo actividades que se me ocurren en cualquier momento, o recursos que tengo apuntados y que vi algún día. Creo que tenemos que aprender unos de otros y ser solidarios, somos ejemplos a seguir y eso lo ven los alumnos, para los cuales somos un referente.

Sus publicaciones transmiten alegría, amor por la educación. ¿Eso es algo que se tiene de forma natural o que se puede trabajar?
Pues supongo que tendrá que ver con la personalidad de cada uno y la forma de vivir las cosas. Obviamente la educación es mi pasión, es uno de mis hobbies, y le dedico muchísimas horas al día ya que me gusta leer sobre ello, experimentar, reinventarme, innovar y poder ofrecer lo mejor de mí. Pienso que cualquier maestro o maestra debe tener vocación y dedicarse a esto con toda su pasión, ya que tenemos la suerte de poder trabajar con los que serán la sociedad del futuro y son los que pueden cambiar las cosas.

Plantea que la motivación es el motor de todo, ¿cómo puede recuperarla un docente que la ha perdido?
Lo primero de todo es creer en uno mismo, y no hacer caso a aquellos compañeros que a veces te desaniman y te quitan las energías.
Cuando tienes proyectos en mente, la gente que realmente no son compañeros ni amigos te dirán “¡anda, qué tontería! ¡ Pues eso no es enseñar!” O “con esas cosas los niños no aprenden”… Es importante no hacer caso a nada, confiar en uno mismo y confiar en los alumnos, y acercarse a aquellos de los que puedes aprender.

¿Y cómo podemos aumentar la motivación de nuestros alumnos y alumnas?
Es primordial partir de sus intereses. Si continuamente les tenemos sentados en pupitre haciendo fichas de actividades y poniendo el nombre 7 veces al día en cada ficha de cada materia, obviamente tendremos alumnos desmotivados. Si, por el contrario, les hacemos participar en el aprendizaje y les hacemos protagonistas del mismo, que investiguen, manipulen y tengan que trabajar en equipo… irá mucho mejor. Y, por supuesto, es vital respetar el nivel de desarrollo de cada uno. 

Recientemente ha recogido en un libro sus reflexiones y propuestas para desarrollar el pensamiento creativo. ¿En qué momento decide publicarlo y qué quiere transmitir con él?
En el libro THINKS FOR KIDS, desarrolla el pensamiento creativo intento transmitir esa pasión y motivación por aprender de forma creativa, un poco mezclada con el arte y alguna manualidad. Son 14 actividades muy abiertas, frescas, lúdicas y dinámicas. Son una buena base para que de esas 14 nazcan otras 900 adaptándose a cada niño, y hagamos de la lectoescritura algo original y bonito. Además, algunas ayudan al desarrollo del lenguaje oral y a hablar en público, como es el caso de la actividad llamada Palonetas, que me encanta.
Son soportes muy amplios en los que los niños, desarrollando la motricidad fina, imaginación, destrezas, habilidades sociales, educación en valores… aprendan esos contenidos que a veces les cuestan tanto.

¿Son el arte y la creatividad la base de la educación?
No, son un elemento más junto con la expresión corporal, las emociones y educación en valores. Todo en su conjunto sería una buena base educativa, los contenidos vienen después. Pero me gusta la pregunta porque separa arte y creatividad. Se puede ser creativo en resolver problemas de matemáticas, como preparar una coreografía, hacer pan o pintar un cuadro.

Critica que la Educación Infantil se está pareciendo cada vez más a la Primaria… ¿quizá la Educación Primaria se debería comenzar a parecer un poco a la Infantil?
Hay una frase pública mía que llegaron a leer más de dos millones de personas por Facebook y miles por Instagram: “Hagamos de Primaria una continuación de Infantil, y no de Infantil una Pre-primaria”.

Nos llamó también la atención su reflexión “Los niños crean e inventan por el placer de hacerlo, no por ver el resultado final”… ¿nos queda mucho por aprender de los más pequeños?
Los niños experimentan y manipulan por placer, y cuando se cansan y se aburren cambian de actividad, les da igual el resultado. Ellos buscan su satisfacción, el problema es cuando entra el adulto por medio siempre a decirle “¡qué bonito!” y quiere complacer al adulto dejando de disfrutar de la actividad.

¿Y por dónde empezamos a cambiar la educación para que así sea?
Creo que habría que empezar por que no hubiera recortes en educación, ya que es una base que sustenta un país, y los niños de hoy serán los ingenieros, políticos, panaderos, maestros y maestras del mañana. Esto entre otras muchas cosas, claro.

Fuente: http://blog.tiching.com/raul-bermejo/

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es SAMUEL DAVID. Soy Parte de EQUIPU desde el 03 de April del 2016, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
Virgin Mobile inició campaña en Perú La empresa de telefonía móvil forma parte de Virgin Group, compañía fundada por el magnate británico Ric
Artículo
BUSINESS  MODEL COMPETITION PUCP 2016 Un evento que  impulsa los modelos de negocios de jóvenes emprendedores.   El Business Model Competition (
Artículo
La ingeniería de tejidos es una ciencia multidisciplinar que combina medicina, biología, ciencia de materiales y nanotecnología, con el objetivo de
Artículo
Si tenemos un negocio digital, sabemos que debemos promoverlo a través de las redes sociales. Pero, ¿conocemos a fondo las características de cada