equipu
derechos humanosresponsabilidad socialsaludsalud mental

 

Problemas psicosociales en ancianos peruanos

Palpa, Kely

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

 

Resumen

 

En este estudio se analizará problemas psicosociales que aquejan a los adultos mayores en nuestro país. Para esto, se hace necesario el conocer en qué consiste la ancianidad y cuáles son las diferentes características que se presentan al llegar a esta etapa. En palabras de Marín (2003), el envejecimiento es un proceso de cambios; sin embargo, cuando estos cambios generan dificultades que lleguen a quitar la salud integral de la persona, estos son considerados problemas. Se analizan pues los principales problemas psicosociales como lo son la soledad, la viudez y la violencia al adulto mayor.

 

Introducción

 

El Perú, al igual que muchos países desarrollados, es un país caracterizado por ser demográficamente joven ya que el 38 % de su población es menor de 15 años y solo el 6 % corresponde a los adultos mayores de 60 años. (Manrique, G. 1992). Se puede apreciar en estas proporciones lo pequeño porcentualmente hablando que comprendía el grupo etario de los adultos mayores.

 

Hasta hace medio siglo era muy poca la población que llegaba a la vejez, pero en la actualidad gracias al avance científico, principalmente en el ámbito de la salud (psicología, medicina, etc.), y también gracias al avance económico y estabilidad social, un gran número de personas alcanza la vejez (Inga, J. & Vara, A., 2005).  Es producto de dichos factores que los cambios demográficos avanzan rápidamente y la población de adultos mayores se encuentre en crecimiento (OMS), y el Perú es un país que no es ajena a esta realidad dinámica que acontece a la ancianidad (INEI).

 

El hecho de que la ancianidad sea una etapa vital que se prolongue más que en tiempos pasados, ha generado que las investigaciones sobre esta área aumenten en gran medida: conocer cuáles son los problemas que aquejan a este grupo etario y también el cómo remediar dichos problemas, buscando así mejorar la calidad de vida en la ancianidad.

 

Son problemas de diversa naturaleza los que aquejan al anciano en la actualidad, sin embargo, gracias a datos estadísticos y a la propia percepción de los ancianos, es posible conocer cuáles son los principales (Inga,J. & Vara,A., 2005). Algunos de dichos problemas, principalmente de ámbito psicosocial que es lo central en nuestro estudio, son la soledad, el suicidio, la violencia, necesidad de comunicación social y la paradoja de una dificultad de integración.

 

  La Soledad en el adulto mayor es un problema que lo afecta emocionalmente, esto empieza, en el Perú, desde que el hijo decide irse al formar una familia, aunque en Perú, las familias suelen ser más extensas, de igual manera la soledad es considerada subjetiva, ya que depende de lo que siente el adulto mayor, puede estar rodeado de toda su familia, pero aún sentir soledad.

 

Una vez sean definidos cada uno de estos problemas y sus respectivas causas, se buscará estrategias que puedan evitar el que se siga repitiendo esto en nuestro país y así lograr que los ancianos peruanos puedan alcanzar o mejorar su calidad de vida. Se entiende por calidad de vida a ‘’la interacción entre la satisfacción de vida y las condiciones objetivas de vida. Estas últimas engloban la salud, el cuidado familiar, las actividades laborales o recreativas, las prestaciones estatales y la satisfacción de las necesidades de relación social’’ (Inga,J. & Vara,A., 2005). En otras palabras, es la suma de bienestar psicológico y bienestar físico-ambiental que puede y/o debería experimentar la persona. Justamente lo que se busca en este trabajo es fomentar y poder desarrollar la calidad de vida en los adultos mayores peruanos, superando así los problemas psicosociales que lo acontecen.

 

Marco teórico

 

Según Erickson (1982) el desarrollo humano tiene 8 etapas, cada una de las cuales enfrenta el yo a una crisis o reto concreto a superar para crecer adecuadamente. La última de estas etapas es la “senectud”, en la cual el reto clave es alcanzar la integridad del yo. Según la OMS la ancianidad es la etapa o fase final del ciclo vital que transcurre desde los 60 o 65 años en adelante, y que cuenta con sus propias características, unas más agradables y otras menos, que se irán presentando de manera progresiva y anacrónica. Sin embargo, como lo dicen Trianes y Blanca (2004) no está tan claro cuál es el límite de edad en el ser humano para el comienzo de la vejez, pues la esperanza de vida oscila enormemente de una sociedad a otra. Debido a ello, generalmente, se considera que se trata de una convención social aceptada por las distintas culturas.

 

En esta etapa se da un proceso conocido como el envejecimiento, que es distinto al concepto de ancianidad, pero que están relacionados. Según Marín (2003), existen numerosas definiciones del proceso de envejecimiento siendo una de las más aceptadas es la que la define como el conjunto de cambios morfológicos, funcionales y psicológicos, que el paso del tiempo ocasiona de forma irreversible en los organismos vivos. Estas modificaciones, que se vienen presentando desde fines de la adultez, se dan en todos los seres humanos, sin embargo, la manera en cómo se desarrollan es variable y depende de distintos factores individuales como lo son: la edad, el estilo de vida, el ambiente, el nivel socioeconómico, factores hereditarios, etc.

 

Según Marín (2003) el envejecimiento se muestra en tres aspectos que pasaremos a detallar en base a su planteamiento:

 

  • Envejecimiento físico

Entre las principales características se presenta una disminución de la masa corporal y aumenta la grasa afectando principalmente disminuyendo la fuerza muscular. Se da un proceso de atrofiación de la piel (melanocitos, folículos pilosos, glándulas sudoríparas). Disminución de la talla producto de la encorvación de la columna vertebral. Modificación de la marcha, debido a la pérdida de funcionalidad del sistema nervioso y muscular, e inclinación hacia adelante: a estos dos factores juntos se le conoce como marcha senil. Otras características presentes en este aspecto son la pérdida de funcionalidad de órganos sensoriales como la vista (que es el más afectado), audición (que afecta al equilibrio), gusto, olfato (que son los responsables en la pérdida de la satisfacción al alimentarse) y el tacto.

 

Se ve además la pérdida de funcionalidad de distintos sistemas como el nervioso que se refleja en la pérdida de neuronas, conexiones sinápticas y un enlentecimiento en la comunicación sináptica. En el sistema cardio -vascular disminuye la actividad del marcapasos aurícula-ventricular, engrosamiento y pérdida de la elasticidad de la pared arterial originando así acumulación de calcio y grasa; además, la respuesta ante el estrés disminuye. En cuanto al sistema respiratorio, disminuye la distensibilidad de la pared torácica por calcificación de los cartílagos costales y atrofia de los músculos respiratorios, es por esto que se presentan situaciones de déficit de oxígeno debido a que ya no se encuentra en la capacidad vital de antaño. En cuanto al aparato digestivo, se aprecia una disminución de la producción de saliva, lo que junto a la pérdida de piezas dentarias contribuye en un déficit al masticar; también vemos una disminución del peristaltismo y por ende un enlentecimiento del tránsito digestivo que constantemente conlleva al estreñimiento. En cuanto al sistema urinario, disminuye el peso y volumen de los riñones y por ende una pérdida de la capacidad de reserva funcional del riñón. La capacidad de la vejiga urinaria se encuentra disminuida, junto al tono de su musculatura y esfínteres de salida. El aumento de tamaño de la próstata en los hombres y la debilidad muscular del periné (suelo de la pelvis) en las mujeres, contribuye a la incontinencia urinaria e infecciones. En cuanto al sistema inmune, la respuesta frente a estímulos está enlentecida y disminuida en intensidad. Aumenta por tanto la susceptibilidad a padecer infecciones y enfermedades.

 

  • Envejecimiento psicológico

Al igual que en el envejecer físico, las características psicológicas de la persona mayor van a estar relacionadas con su historia personal previa y las modificaciones que ahora enumeramos van a depender del propio envejecimiento y los mecanismos adaptativos del medio. A nivel intelectual global, o cognitivo, suele haber una disminución de la actividad psicomotriz, disminuye la velocidad de procesamiento de información, existe dificultad para solucionar problemas abstractos o complejos y suele disminuir la memoria reciente. En cuanto a la personalidad, suele aumentar el interés por lo propio, desdeñando lo extraño, se toma el pasado como referencia principal, y se aprecia una resistencia al cambio, a lo nuevo.

.

  • Envejecimiento social

Vemos que en la sociedad existe un aumento en cuanto a población adulta mayor y esta situación aumenta la importancia de dicho grupo etario, sin embargo, esta importancia no se está traduciendo en cambios de conducta o políticas sociales más beneficiosos para ellos. Según Erickson (1982), en la etapa final de la vida existe un conflicto   denominado Integridad versus Desesperación   que está relacionado a la preocupación por conservar la lucidez cognitiva frente a la preocupación por la pérdida de los seres queridos y por la propia muerte.

 

Se puede apreciar que existen aspectos en los que se desarrolla el envejecimiento, y notamos que básicamente el envejecimiento consiste en un proceso de cambios. Cuando estos cambios generan malestar a la persona se le denomina problema, y pueden ocurrir en cualquiera de los tres aspectos, habiendo problemas físicos, psicológicos y sociales. En este estudio nos centraremos en los problemas psicosociales que son:  la soledad, la viudez y la violencia al adulto mayor. Se pasará a detallar cada uno de estos puntos.

 

Licas (2015) muestra un informe del Organismo Mundial de la Salud en el cual hace notar que la proporción de personas mayores está aumentando rápidamente en todo el mundo. Se calcula, entre 2000 y 2050 dicha proporción pasará de 11% a 22%. En números absolutos, el aumento previsto es de 605 millones a 2 000 millones de personas mayores de 60 años. También muestra un informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), que declara que el Perú está envejeciendo de manera lenta pero inexorable. El grupo de personas de 65 y más años de edad, se incrementará sostenidamente en las próximas décadas. De poco menos de 1.5 millones de adultos mayores en el 2010, se pasará a casi 6.5 millones en 2050; 5 millones adicionales, la mayor parte de los cuales serán mujeres. La vejez ha variado no solo en número demográfico, sino también en su prolongación, ya que el último informe de Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) declaró que Perú tiene como promedio de esperanza de vida 74,6 años (72,0 años los hombres y 77,3 las mujeres).

 

Este proceso de envejecimiento demográfico plantea desafíos y exigencias de diferentes naturalezas en términos de políticas y programas sociales a nivel regional y local, dependiendo de la escala, características y heterogeneidad de este proceso en cada departamento del país. Un ejemplo de estos programas es el modelo de atención integral de salud (MAIS) que se viene desarrollando desde el 2003 y que se divide por etapas de vida, formando parte de este, el Programa de Atención Integral en Salud del Adulto Mayor, que está orientado a la prevención y promoción de la salud; el desarrollo de este modelo es aún gradual y se vienen realizando diversas actividades de diagnóstico situacional y capacitación al personal en las diferentes direcciones de salud.

 

1. Depresión en el adulto mayor del Perú

 

Según la a Organización Mundial de la Salud (Jonis & Llacta, 2013) cinco de las 10 causas más importantes de discapacidad son de origen psiquiátrico y se piensa que para el 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad a nivel mundial.

 

Como lo dicen Jonis y Llacta (2013) la depresión no es parte del envejecimiento, por lo que su subestimación y un inadecuado abordaje causan un padecimiento innecesario en esta población, y en su entorno, pero puede acelerar el deterioro físico, cognitivo y social, dilatar la recuperación de enfermedades y cirugías, provocar un aumento del uso de la atención médica, y el suicidio. Según estudios epidemiológicos sobre la depresión en adultos mayores de 60 años revela cierto grado de asociación entre depresión y, por ejemplo, enfermedades crónicas, deterioro cognitivo, grado de instrucción, etc.

 

EL estudio titulado “Nivel de depresión del adulto mayor en un centro de atención integral S.J.M - V.M.T 2014” (Licas, 2014) dio como resultado que el 77% de la población estudiada tenía depresión leve y severa.

 

Tabla 4

Nivel de depresión en los adultos mayores que asisten al centro de atención integral TAYTA - WUASI SJM - VMT 2014

Nivel de depresión

%

Normal

17

23

Leve

42

58

Severa

14

19

Total

73

100

Nota: Se aprecia que del 100 % (73) de los encuestados el 58%(42) tienen un nivel de depresión leve, seguido de un 23 % (17) con depresión normal y finalmente el 19%(14) con un nivel de depresión severo.

 

2. Violencia contra el adulto mayor en el Perú

 

Como consecuencia del paso de los años, el adulto mayor pierde sus capacidades funcionales y cognitivas lo que puede llevarlo a padecer algún tipo de dependencia y a sufrir o no violencia. Según la OMS, la violencia es definida como “el uso intencional de la fuerza física o de poder de manera real o sobre la forma de amenaza, contra sí mismo o contra otra persona, grupo o comunidad, que puede resultar en lesión, muerte, daño psicológico, deficiencia de desarrollo o privación”. En Perú, la violencia intrafamiliar es toda acción que afecta los miembros de la familia, producida entre sus propios integrantes afectando los derechos fundamentales de las personas que la integran envolviendo la integridad física, sexual y/o psicológica y/o su estado financiero o patrimonial (Silva et al, 2014). Asimismo, la Constitución Política del Perú, en el artículo cuarto, indica que la comunidad y el estado protegen al niño, adolescente, madre y adulto mayor en situación de abandono y violencia.

 

El Centro de Emergencia Mujer (CEM) ofrece servicios públicos para casos denunciados de maltrato en la niñez, la adolescencia, la mujer y al adulto mayor. En 2012, este centro reportó 1773 denuncias de abuso en contra del adulto mayor, de las cuales 97.3% fueron consideradas como violencia física y/o psicológica, y 2.7% como violencia sexual.

 

La violencia intrafamiliar puede ser clasificada en física, psicológica, financiera, sexual, negligencia y abandono. Como lo dice Silva et al (2014) sufrir algún tipo de violencia puede llevar al adulto mayor a modificar su humor, a presentar síntomas depresivos que pueden involucrar factores psicosociales y culturales, a aislarse socialmente y, en algunos casos, al suicidio. Muchas veces, el propio adulto mayor no quiere reconocer que es víctima de agresión, sea por temor a las represalias en las instituciones asilares o simplemente porque desean negar la realidad.

 

En la investigación “Violencia intrafamiliar en el adulto mayor que vive en el distrito de Breña, Perú” realizada por Silva, Del Río, Motta, Fabricio & Partezani, tuvo como resultado la prevalencia de violencia intrafamiliar en un 79.7% y de síntomas depresivos 48.2% de la población evaluada. En la regresión se verificó que aquel que no trabaja tiene mayor chance de sufrir violencia. Asimismo, aquel que no presenta síntomas depresivos no sufre violencia. Entonces, el porcentaje alto de violencia descubierta en este distrito, nos puede dar un panorama alarmante en cuanto a la violencia contra el adulto mayor a nivel nacional.

 

3. Abandono social del adulto mayor del Perú

 

 Según un estudio realizado por el Director del Instituto de Gerontología de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, los adultos mayores no han sido debidamente considerados dentro de las prioridades que son consecuencia de los cambios demográficos y sociales. Actualmente se estima que sólo 56,3% de ancianos de las urbes tienen acceso a la seguridad social, encontrándose en situación de pobreza 41,7% y en pobreza extrema 19,5% (Jonis & Llacta, 2013). Los que no aportaron o los que no ejercieron ocupaciones dependientes, si no tuvieron la capacidad o la precaución de ahorrar, y no tienen el apoyo familiar están condenados a una vida de desamparo. Algunos son acogidos en instituciones de inspiración caritativa.

 

La seguridad social se ha limitado a actividades culturales y sociales como la reducción del pasaje público, o la apertura de algunos consultorios para la atención de ancianos con especialistas de medicina general y no especializados en geriatría.

 

La Sociedad de beneficencia de Lima Metropolitana cuenta con asilos y albergues periféricos. El problema con los asilos y albergues es que por reglamento deben ingresar supuestamente sanos, pero esto no se cumple, a lo que se suman los que se enferman estando ya institucionalizados, convirtiéndose prácticamente en hospitales sin tener la infraestructura para funcionar como tales.

 

El Ministerio de Salud que ha señalado los problemas de salud de la población peruana, simplemente ha eludido a los adultos mayores. No ha habilitado ni un servicio, ni un consultorio de geriatría en los hospitales generales del país, ni en los centros de salud repartidos en la red de atención a la población. Cabe considerar que esta situación viene de muchos años atrás.

 

Las instituciones no gubernamentales son grupos muy motivados, con gran sensibilidad social, pero tienen severas limitaciones financieras, teniendo en cuenta el escenario social y político del país. Mencionaremos las que están registradas en el Instituto Nacional de Planificación:

 - Asociación Horizontes de la Tercera Edad, el cual posee un consultorio en un sector de Lima.

- Centro de Investigación y Desarrollo Gerontológico (CIDEG).

- Fundación Peruana de Ayuda a la Tercera Edad (FUPATE).

- PRO – VIDA – PERU, el cual  trabaja en asentamientos precaristas en el puerto del Callao (atención médica, psicológica y social).

 - Asociación Peruana de Estudios Gerontológicos (APEG).

- La Asociación de Empleados Jubilados del Sector Público, así como la Asociación Nacional de Cesantes y Jubilados de Educación (ANCIJE).

 

Las medidas para mejorar la situación de los adultos mayores en nuestro país, no se podrían realizar, aunque existieran los recursos financieros necesarios, por la falta de información confiable y la falta del perfil del envejecimiento en el Perú, así como de políticas y programas, de modo tal que sería imposible tomar decisiones responsables y calificadas.

 

Las instituciones no gubernamentales ya mencionadas organizan, talleres, seminarios y cursillos. Es de destacar el gran entusiasmo de los psicólogos, enfermeras y trabajadores sociales para asistir a estos eventos. La reacción de los médicos es de escepticismo, y en muchas autoridades, de falta de conocimiento, y de convencimiento que la población de adultos mayores merece atención especializada. Responsabilidad en parte de esta actitud la tiene la universidad peruana que en los cursos de formación de los profesionales de la salud que tienen que ver con el adulto mayor, no les proporcionaron los cursos formales de Gerontología y Geriatría.

 

Se sabe que, en el Perú, existen muy pocos geriatras, dejando una gran brecha entre la población adulta mayor peruana y estos especialistas. Con respecto a esto el presidente de la Sociedad de Gerontología y Geriatría del Perú, Pedro Salomé Gamarra (2015) refiere:

 

"Casi un millón de adultos mayores están en Essalud -dice Salomé- y una porción de ese grupo también se atiende de forma particular; casi dos millones están en el Ministerio de Salud y una pequeña porción en el área de salud de las Fuerzas Armadas. Por lo tanto, los 157 geriatras solo podemos atender a una muy pequeña parte de los 3 millones de adultos mayores que hay en el país (…).Sé que hay la especialidad de geriatría en las universidades San Marcos, Cayetano Heredia, Villarreal y Ricardo Palma”.

 

Conclusiones

 

  • En el Perú la población adulta va en aumento, sin embargo, aún no se ha tomado medidas necesarias para que esta población pueda llevar una vida digna.

 

  • Los problemas psicosociales tienen un origen en el deterioro físico característico de la ancianidad, y la pérdida de la capacidad de adaptación a situaciones adversas.

 

  • Existen estereotipos que nos muestran a un anciano deprimido, pero existen investigaciones que demuestran lo contrario, y que esta situación solo se da en clases económicas bajas y media baja.

 

  • Las estadísticas nos muestran que es un estereotipo al ver al adulto mayor como dependiente ya que más del 50 % de ellos trabajan para mantenerse.

 

  • La soledad es un sentimiento que, vivido durante la vejez, puede llegar a representar importantes dependencias de tipo social, funcional, cognitivo y/o desencadenar problemas de salud que pueden causar dificultades en la vida cotidiana. Esperamos que este trabajo nos invite a reflexionar sobre los retos que supone poder actuar y colaborar desde el ámbito personal y/o profesional para paliar esta problemática que, estamos seguros, creará un gran debate, tanto individual como colectivo.

 

  • Con respecto a la depresión en los adultos mayores del Perú, podemos notar que existe un porcentaje significativo de individuos que son aquejados por este mal, y existe mucha desinformación sobre este problema por lo que el tratamiento no está siendo el debido.
  • Con respecto a la violencia en los adultos mayores del Perú, podemos notar que existe un porcentaje significativo de individuos que son aquejados por este mal, solo hablando de los casos registrados.

 

  • Según las estadísticas, las personas viudas se encuentran en su mayoría en la zona rural con un 28,8%, a comparación de la zona urbana con un 24,6%.

 

  • Las mujeres presentan un índice más alto de viudez, debido a la esperanza de vida que éstas presentan (36,6%). Los varones, por el contrario, equivale solo el 14,2% de la población.

 

  • Con respecto a las segundas nupcias, en general, son los varones los que vuelven a casarse después del fallecimiento de su esposa.

 

 

Bibliografía

 

Bermejo, J. (2003). La Soledad en los Mayores. Scielo. Recuperado 19 June 2017, a partir de https://josecarlosbermejo.es/sites/default/files/ars_medica_-_la_soledad_de_los_mayores.pdf

 

Erikson, E. (1985). El ciclo vital completado. Nevada: Paidós.

 

Licas, M. (2014). “Nivel de depresión del adulto mayor en un centro de atención integral”. Lima: Universidad nacional Mayor de San Marcos.

 

Motta, S., Silva, J., Del Río, A., Fabricio, S., & Partezani, R. (2014). Violencia intrafamiliar en el adulto mayor que vive en el distrito de Breña, Perú. Facultad de medicina, 367-375.

 

Rodríguez, M. (2017). La soledad en el anciano. Scielo.isciii.es. Recuperado 19 June 2017, a partir de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-928X2009000400003

 

Roldán, A. (2008). Vivencias del adulto mayor frente al abandono de sus familiares en la Comunidad Hermanitas Descalzas (Licenciatura). Universidad Nacional Mayor de San Marcos Facultad de Medicina Humana E.A.P. de Enfermería.

 

Trianes, M., & Blanca, M. (2004). Estereotipos negativos hacia la vejez y su. Málaga: Universidad de Málaga.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Anabela. Soy Parte de EQUIPU desde el 02 de February del 2019, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
Resumén del libro Crear o Morir de Andrés Oppenheimer en el cual se hace extrae algunas analogías con la industria de la Construcción.
Artículo
Los Springboks superan en la final a Inglaterra, favorita, con un plan ejecutado a la perfección (12-32)Queda menos de un cuarto de hora en Yokohama
Artículo
Tras ganar el premio global de Creación de Valor Compartido 2018 de Nestlé, Inka Moss, el emprendimiento que exporta musgo de los Andes al mundo, se
Artículo
Elizabeth Boggs, jefe de la Unidad de Economía del Conocimiento del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), dice que "hoy en día las estrategias