equipu
ciencia

Nociones sobre el perfeccionismo

Jackeline Garcia-Serna

            Enfocado en la Terapia de los Esquemas, Young (1999) concibe que un esquema es un modelo que se estructura durante la infancia y adolescencia, el cual involucra las formas de pensar y sentir sobre uno mismo y sobre los demás. A partir de ello, propone la existencia de 18 esquemas desadaptativos tempranos (EDT), agrupados en 5 categorías (1) Desconexión y Rechazo, (2) Perjuicio en autonomía y desempeño, (3) Focalización en los otros, (4) Sobrevigilancia e Inhibición y (5) Límites insuficientes e inadecuados (Caputto, Cordero, Keegan, Arana, 2015). Respecto a estos se puede concebir que la categoría Sobrevigilancia e Inhibición se encuentra asociada a los esquemas del perfeccionismo, ya que esta categoría implica “un excesivo énfasis en el control de los sentimientos, impulsos o alternativas espontaneas con el fin de evitar cometer errores; o un énfasis excesivo en cumplir metas y expectativas internas rígidas sobre la actuación y la conducta ética, a menudo a expensas de la felicidad, relajación o salud” (Young, 1999; Young, Klosko,& Weishaar, 2003, citado en Caputto, Cordero, Keegan, Arana, 2015). 

            Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Salud Mental se define como: “un estado de completo bienestar, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Del cual, se puede decir que la salud mental es la base del bienestar de cada individuo y en el actuar de la comunidad. La salud mental es influida por la triada de factores sociales, psicológicos y biológicos. Dentro del primero se puede tomar en cuenta el aspecto socioeconómico el cual tiene como indicadores a la pobreza y el bajo nivel educativo; a los cuales se suman las condiciones de trabajo, la discriminación de género, la exclusión social, los modos de vida poco saludables, riesgos de violencia, mala salud física y violación de los derechos humanos. El segundo aspecto de importancia incluye factores de la personalidad y aspectos psicológicos particulares que favorecen el desarrollo de trastornos mentales. Por último, el tercero hace referencia a los aspectos de carácter biológico, relacionados a la genética y desequilibrios bioquímicos cerebrales (2018, OMS)

            Partiendo de ello y enfocando el tema de salud en los jóvenes, la Secretaría Nacional de la Juventud, llevó a cabo una encuesta en la cual participaron jóvenes peruanos de entre 19 a 25 años. En dicha encuesta se reportaron síntomas relacionados a la ansiedad, depresión, riesgos de consumo de alcohol, trastornos alimenticios y psicóticos. Donde los síntomas presentados fueron cambios en el ritmo del sueño (56.4%), nerviosismo o tensión (55%), dolor de cabeza, cuello y espalda constante (47.5%), sentimientos de tristeza (44%), angustia sobre el peso (26.9%) entre otros (SENAJU, 2012, citado en Chau y Vilela, 2017).

            Según Riveros (2018) al ingresar a la universidad, los estudiantes traen consigo características personales, familiares y de bienestar que funcionan como potenciadores o trabas a lo largo de su formación. Teniendo relevante importancia la relación entre el desempeño, la salud física y la salud mental, ya que estos mismos influyen en su adecuado funcionamiento y en las expectativas de su vida. Teniendo en cuenta ello López, Kuhne, Pérez, Gallero & Matus (2010) desarrollaron una investigación en la que estudiaron las características de los alumnos ingresados en una unidad de atención psicológica universitaria desde 2007 hasta 2009. Los cuales agruparon los motivos de consulta en 13 categorías: Sintomatología ansiosa, sintomatología depresiva, duelo, problemas de identidad y autoestima, problemas interpersonales, problemas de pareja, problemas familiares, problemas conductuales, violencia intrafamiliar, abuso sexual, orientación y consejería, problemas académicos y de adaptación.

            Así también dentro de las dificultades para adaptarse se encuentra la procastinación, dentro de ella encontramos dificultades de planificación y organización de tareas, intolerancia a la incertidumbre y evitación ante el fracaso (Martín, 2008), lo cual implica dejar para después ciertas actividades que no les parecen agradables o muy importantes como para comenzar a realizarlas, por lo que usan la distracción para salir de la situación de angustia que les genera. Así también la persona perfeccionista posterga sus decisiones por temor a decepcionar. Otra conducta a denotar es el esperar la activación de la angustia para hacer presente algún trabajo, bajo la creencia de trabajar mejor bajo presión (Guzmán, 2013). Así también algunos llegan al autosabotaje (Klassen, Kraw-chuk y Rajani, 2007).

            Sin embargo existe una variable psicológica que ha estado como mediador de ciertas conductas inadecuadas enfocadas en el ámbito académico, esta variable es el perfeccionismo, el cual ha sido definido como “una disposición de la personalidad caracterizada por esforzarse por la perfección y establecer estándares excesivamente altos para el desempeño acompañado de tendencias para evaluaciones excesivamente críticas (Flett y Hewitt, 2002; Frost, Marten, Lahart y Rosenblate, 1990, citado en Stoeber y Childs, 2011)”. Esta variable ha sido abordada por diferentes investigadores en relación con otras variables, en la que se encuentran investigaciones enfocadas en su influencia hacia la alta capacidad intelectual (Sastre-Riba, 2012; Sastre-Riba & Fonseca Pedrero, 2019), la relación del perfeccionismo con el autoestima en estudiantes universitarios (Helguera, Oros, 2018), el perfeccionismo y el desempeño académico en estudiantes universitarios (Partarrieu, De Rosa, Lago, Traiber, Nusshold, Rutsztein & Keegan, 2014), entre otros. Actualmente para poder detectar el perfeccionismo se poseen cuatro instrumentos: Escala Multidimensional de Perfeccionismo (MPS-F o FMPS por sus siglas en inglés) de Frost. et al. (1990), el Positive and Negative Perfectionism Scale-12 (PNPS-12), Escala Multidimensional de Perfeccionismo (MPS-H o HMPS por sus siglas en inglés) de Hewitt y Flett (1991) y el Almost Perfect Scale Revised (APS-R por sus siglas) de Slaney, Rice, Mobley, Trippi y Ashby (2001). Sin embargo no se han encontrado instrumentos creados en América Latina que se enfoquen en medir esta variable, es por ello que se consideró necesario la creación de un instrumento para el ámbito peruano, específicamente en el sector de estudiantes universitarios, por ello el presente estudio de investigación, está orientado a crear un instrumento que evalúe el perfeccionismo adaptado y desadaptado para estudiantes universitarios.

 

Según Frost, Marten, Lahart & Rosenblate (1990) el perfeccionismo tiene por característica fundamental “el establecimiento de estándares personales de desempeño excesivamente altos”. Sin embargo, esta definición abarca a un gran conjunto de personas que tiene o no problemas, que presentan o no patologías en función al establecimiento de altos estándares. Es por ello que a esta definición se suman otros indicadores que puedan diferenciar un perfeccionismo adaptado de un desadaptado, neurótico de un no neurótico y patológico de un no patológico. Esta bifurcación la inicio Hamachek (1978, citado en Caputo, Cordero, Keegan & Arana, 2015) quien haciendo referencia a un perfeccionismo relacionado con aspectos negativos y positivos en la persona creó la denominación “perfeccionismo neurótico” y “perfeccionismo normal”. A partir de ello la definición principal estaría acompañada de otras características para cada tipo de perfeccionismo, así mismo se crearían explicaciones sobre el origen de cada una y su mantenimiento. Para Hamachek (1978, citado en Frost, Marten, Lahart & Rosenblate, 1990) los perfeccionistas considerados normales además de tener elevados estándares se dan la libertad de no ser siempre precisos según la situación que se le presente, por el contrario, los perfeccionistas neuróticos que también se establecen elevados estándares, limitan su libertad para comenter errores, generando en ellos el sentimiento de que lo que han hecho no llega a estar completamente bien hecho. De forma similar Blatt (1995, citado en Caputo, Cordero, Keegan & Arana, 2015) menciona que aquellas personas con un perfeccionismo negativo desean evitar el fracaso y presentan sentimientos de vulnerabilidad a la crítica, sin embargo, el perfeccionista positivo o adaptado si bien también presentan altos estándares, tienen la capacidad de reponerse cuando estos no se han alcanzado totalmente, aceptando las limitaciones personales y ambientales.

 

Referencias

Caputto, L., Cordero, S., Keegan, E. & Arana, F. (2015). Perfeccionismo y esquemas desadaptativos tempranos: un estudio con estudiantes universitarios. Ciencias Psicológicas, 9(2), 245 – 25

Chau, C & Vilela, P. (2017). Determinantes de la salud mental en estudiantes universitarios de Lima y Huánuco

López, M., Kuhne, W., Pérez, P., Gallero, P. & Matus, O. (2010). Características de consultantes y proceso terapeutico de universitarios en un servicio de psicoterapia. Revista Iberoamericana de Psicología: ciencia y tecnología. 3(1), 99-107

Frost, R., Marten, P., Lahart, C. & Rosenblate, R. (1990).The Dimensions of Perfectionism. Cognitive Therapy and Research, 14(5), 449-468

 

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Jackeline. Soy Parte de EQUIPU desde el 27 de November del 2018, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
SOPRENDENTEMENTE ESTO YA ESTABA ESCRITO EN LA BIBLIA.... COINCIDENCIA???  El Cilindro de Ciro es una curiosa pieza de arcilla realizada por el rey
Artículo
    A pesar de que solo cuenta con 12 años, los 36 alumnos de Leonardo Nicanor Quinteros obedecen con precisión las instrucciones de su pequeño
Artículo
Es muy común escuchar en la actualidad comentarios o ver imágenes sobre el poder de la actitud (cómo afrontamos las situaciones) o qué tan buenas
Artículo
                                          Ellos saben mas del Lupus que yo     Ellos saben más del Lupus que yo