equipu
saludresponsabilidad socialcultura

Mes de relaciones saludables

Cuando se habla de violencia contra la mujer, entendida en líneas generales como el daño o sufrimiento sexual, psicológico o físico ejercido contra este sexo, no puede pasar inadvertida una de las formas que constituye este tipo de violencia: la violencia contra la pareja. En este sentido, es oportuno mencionar los objetivos que persigue este tipo de violencia, es decir, el sometimiento y el control. Estas formas de coaccionar la voluntad de la mujer advierten un espectro de conductas que pueden ir desde maneras sutiles de violencia que no se pueden reconocer fácilmente, pero sí sentir el malestar (como una broma que rebaja la autoestima) hasta la agresión física más evidente. En relación con lo mencionado, cabe hacer diferencias entre la violencia que se da en las parejas y el conflicto surgido en ellas. Entiéndase el conflicto como una particularidad inherente a toda relación humana; mientras que la violencia es el intento fallido por resolver de forma rápida y eficaz dicho conflicto, en otras palabras, el problema consiste en cómo se resuelve el conflicto ya que, en su mayoría de veces, se da a través de la violencia. En respuesta a ello, las investigaciones advierten que existen predictores de violencia de pareja: los insultos, aislamiento, desvalorización, impedimento del ejercicio de la libertad o cualquier otra forma de violencia psicológica ya que esta sería un claro predictor de posterior violencia física. Los predictores se explican a través de la abolición del respeto hacia la pareja, pues esta abolición desencadenará en una mayor frecuencia de la conducta violenta para controlar a la persona. En esta misma línea es importante añadir al componente “reforzamiento de conductas violentas previas” para entender cómo se suele perpetuar esta relación insana. Dicho reforzamiento hace referencia a la “solución” que el hombre obtiene producto de la sumisión de la mujer luego de que este haya realizado la conducta violenta, mientras que la sumisión per se también constituye un reforzamiento para la mujer, pues evita las consecuencias de la conducta violenta de la pareja. Estos hombres que ejercen violencia contra sus parejas o ex parejas han sido asociados a ciertos factores que explican, mas no justifican, dicha conducta violenta. Estos factores se pueden observar en la siguiente imagen.

Si deseas conocer más sobre este tema, puedes encontrar información en la siguiente cita
Lucar, F. (2018). Intervención en medio libre con hombres sentenciados por violencia contra su pareja: análisis pre-post de indicadores de eficacia (Tesis de maestría). Perú, Lima.

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Rafaela. Soy Parte de EQUIPU desde el 12 de July del 2018, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
La ingeniería de tejidos es una ciencia multidisciplinar que combina medicina, biología, ciencia de materiales y nanotecnología, con el objetivo de
Artículo
Muchas de ellas son conocidas por todos, pero otras tantas son casi desconocidas y de gran utilidad. Aquí el listado completo de las herramientas de
Artículo
El músculo esquelético adulto requiere un sistema de regeneración celular que garantice la reparación y el reemplazamiento del tejido muscular cua
Artículo
  Una idea equivocada muy común acerca de la optimización de conversión, es que tu trabajo termina cuando el usuario recibe el producto o servic