equipu

cGPLPYOGnKuKGmp0mJm-PmokH.JPG

Muchas veces he escuchado esta frase, pero, a pesar de su simplicidad, la
gente no acaba de entender su significado.
lo que esta frase da a entender es que el rugby, por su estilo de juego, puede
llamar a engaño a la gente que no esta familiarizada con él, no nos
engañemos, nadie que no conozca el deporte se metería ni loco a jugar en un
campo con esos enormes animales, ¿verdad?, pues yo sí, entreno muy duro
junto a mis compañeros para conseguir, algún día, ser uno de los que se
encuentran en un campo importante disputando un partido de esos que merece
la pena ir a ver.
¿ Porqué lo de que somos caballeros, no lo parecemos, no? pues yo  también
pensaba eso, hasta que vi mi primer
partido,    fue el partido de mi equipo,  en
ese partido hubo de todo, golpes
 enfados, algún que otro movimiento de
 dudosa legalidad… Pensé  para mi, estos
tíos cuando acabe el partido no van a ser
 capaces ni  de mirarse a la cara, yo he
jugado al fútbol desde que era muy  
 pequeño hasta hace un par de años y he
vivido todo tipo de  partidos, partidos
 que da gusto ver, partidos que deseas
que  acaben… pero nunca, jamas, ni
había  acabado ni había visto acabar  un
partido con saludos como los que aquel día en el  campo,  hombres que
se habían dejado la cara unos contra otros  saludándose y  felicitándose
como si fueran del mismo equipo y estuvieran orgullosos de ellos,
 aquello fue lo que me hizo ver que esto es mucho mas que unos cuantos
hombres en  el campo peleándose por un balón de forma dudosamente
esférica.

 
 
¿Novato en que? Pues en todo, pero especialmente en un deporte, en un
deporte duro, complejo, que poca gente entiende y apoya, no es el típico

deporte raro que apenas se puede pronunciar, es rugby, uno de los deportes
mas completos y exigentes de todos.
lo que a simple vista son cabeza huecas
peleándose por un balón que ni siquiera es
redondo dista mucho de la realidad de este
deporte, basado en el esfuerzo, en el espíritu de
sacrificio pero sobre todo y como premisa mas
importante, en el compañerismo, en asegurar la
integridad del que tiene el balón poniendo en
riesgo la tuya propia, de empezar a correr hacia
el campo contrario sabiendo que el hombre que
esta en frente tuyo te saca 20 kilos y solo esta ahí para evitar que tu sigas
corriendo, pero aun así sigues, y llegas hasta el, y te tira, pero te levantas, y
continua el juego.
no os penséis que soy el numero uno ni nada por el estilo, solo estoy en la
escuela del equipo de la universidad, junto a otro montón de compañeros, con
las mismas ganas de aprender, el mismo espíritu de equipo, y sobre todo, la
misma falta de sensatez que yo. En el tiempo que llevamos juntos ya hemos
tenido bastantes experiencias como equipo, hemos entrenado con lluvia,
hemos soportado intensas sesiones de físico con nuestro entrenador, nos
hemos llenado de barro, tanto que me daba vergüenza entrar así en casa, y
mis padres me dicen, ¿pero hijo, porque no cambias a otro deporte? y si os
digo la verdad, no sé cual es exactamente la razón por la que no cambio, pero
no lo hago, y estoy seguro de que no voy a hacerlo.
UN DEPORTE DIFERENTE
 Ganar no lo es todo. Recuerdo una discusión con una persona hace
algunos años que reconoció que ganar era lo único que contaba. Así que
le pregunté “De acuerdo, tu entrenas a un buen equipo de sub-19, yo
organizaré la temporada para que juegues contra equipos sub-16. Tus
chicos ganaran todos los partidos por 100 a cero. ¿Cuánta satisfacción
obtendrán? Por supuesto que la respuesta es que pronto lo aborrecerán.
El desafío supone para la mayoría de las personas gran parte de la
motivación- oponiendo tus habilidades contra tu esfuerzo, mejorando en
cada partido, y siendo mejor que antes”. Siempre tenemos que
plantearnos nuevos desafíos, ya sea ganes o pierdas, no podemos sólo
motivarnos cuando se acerca un partido, la motivación debería existir
siempre en beneficio propio y del Club.

Yo Jugué al Rugby.
Yo que jugué al rugby, aprendí a saber aceptar sin quejarme; a no resignarme; a
trabajar para saber lo que cuesta ganar un metro en silencio, y lo fácil que es
perder diez por no saber callar. A respetar las decisiones de una forma férrea; a
aplaudir los errores de mis compañeros, que también son los míos; y sobre todo a
levantarme cien veces. Este deporte de rufianes practicado por caballeros, me
enseñó valiosas lecciones. Muchas ajenas e incomprendidas a ojos de los no

iniciados. A un día después lleno de dolores y magulladuras, feliz y realizado por la
entrega, el compromiso, y muchas otras cosas que mi madre nunca entendió. A
saber el valor de una áspera camiseta a rayas; malla del valor y el deber. A un
tercer tiempo donde todo lo que queda son anécdotas, abrazos, caballerosidad,
camaradería, risas, y un hasta la próxima.
Si alguna vez jugaste al rugby, siempre serás miembro de una familia sin fronteras,
con una lengua, un pensamiento y una visión común. ¿El sitio?, da igual el lugar
del mundo, ya no habrá barreras. Aún cuando lo hayas dejado, las rayas te
perseguirán, reconocerás alguna camiseta en algún desconocido, y si le
preguntás, ¿jugaste al rugby?, al instante estarás compartiendo una cerveza. Y…
es que tal vez dejes de ser muchas otras cosas, pero ya siempre serás jugador de
rugby frente a la vida.

El tercer tiempo
Precisamente en el final de los partidos es donde reside una de las claves
más curiosas del rugby. En el famoso tercer tiempo. Oficialmente un
partido posee dos partes de 40 minutos cada una, más el tiempo de
descuento, los tiempos suplementarios o cualquier otra disposición
especial. Pero con el pitido final del partido, comienza el tercer tiempo.
¿Qué es eso? El equipo local invita al equipo visitante a comer y a beber
para comentar el partido y confraternizar entre los dos clubs. En este
tercer tiempo se dan cita los jugadores de los dos equipos, los árbitros,
los cuerpos técnicos, la junta directiva e incluso los aficionados. ¿Y todo
esto para qué? Para retener esos sentimientos egoístas y de venganza
que puede suscitar un partido y para estrechar relaciones de amistad que
permitan seguir luciendo al rugby la vitola de deporte noble.

Fuente: https://www.google.com.pe/search?q=rugby+deporte+de+caballeros&sou rce=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwivgbqXn-rXAhXKQiYKHfz_A- AQ_AUICigB&biw=1280&bih=694#imgrc=wSTmEkGFarkNCM:

Publicaciones de este equipo
Comparte con tus amigos

Acerca de quién lo publicó

Hola mi nombre es Carlos. Soy Parte de EQUIPU desde el 18 de September del 2017, puedes ver más sobre mi visitando mi perfil dando clic en mi foto.

¿Te interesaría crear tu propio artículo?

CREAR Artículo

Otros artículos que pueden interesarte

Artículo
8 motivos que me inspiran a viajar         Muchas veces cuando hablamos de estar en constante movimiento y viajando de un lugar a otro las
Artículo
  Hemos visto en nuestro post anterior que el emprendimiento va mucho más allá que crear una empresa, startup o cualquier otro tipo de empren
Artículo
    Encontrar el socio indicado para iniciar un emprendimiento puede tardar un tiempo: seis meses, un año o incluso más. Esta decisión depe
Artículo
    Productos biodegradables serán desarrollados por el CITEagroindustrial Moquegua, destaca el ITP      El Centro de Innovación Productiv